dXmedio
¡Lo invisible se ve!

En Yemen todo es posible, hasta la paz

GUERRA CONTRA YEMEN - Parte 6

En Yemen todo es posible, hasta la paz. dXmedio.
303

La de Yemen ha sido una conflagración desalmada e irresponsable. Ojalá un día se tomen en serio las conversaciones de paz.

Último de seis artículos a través de los cuales intentamos brindar un poco de luz sobre un conflicto atroz, silenciado y olvidado por Occidente.

Voz neuronal
Voiced by Amazon Polly

 

En Yemen todo es posible, hasta la paz, y no llegará por la conmiseración de los invasores ante la tragedia originada, sino por su desespero. El de empantanarse en una guerra que creyeron fácil. Una guerra en la que han asfixiado, asesinado y masacrado a la población civil yemení. La cruenta guerra que, a pesar de su poder y capitales, la casa de los Saúd perderá.

A dos semanas de los impactantes ataques contra Aramco, los hutíes llevaron a cabo una nueva acción agobiante para el régimen. “Victoria de Dios”, la operación más grande contra Arabia Saudí.

El disimulo mediático de los reveses sauditas

Se trata de una serie de maniobras ejecutadas al sur de los dominios del reino por las fuerzas yemeníes, con el respaldo de Ansarolá (Telesur, 2019). Como resultado de las operaciones, cientos de combatientes murieron, y se dio la captura de miles de soldados sauditas y de mercenarios yemeníes. Fueron incautados varios vehículos militares y gran cantidad de armamento.

Alguien avisó que quizás, quién sabe dónde, algo debió ocurrir. Riad presionó, como pudo, para que el video no fuera difundido (Hispantv, 2019). En el audiovisual, suministrado por las Fuerzas Armadas yemeníes, se muestra a los soldados y mercenarios capturados.

Así y todo, las penetraciones de los yemeníes fueron golpes secos en el vientre de casi cinco años de acoso canallesco. Una de ellas, mil kilómetros adentro del reino árabe.

¿Señales o falsa esperanza?

Las fuerzas de Yemen ejecutaron, previamente, varios ataques. Los llevaron a cabo con los domésticos drones Qasef K-2, o los Samad-3. Y con los misiles balísticos de corto alcance Badr-1. Atacaron posiciones sauditas, aeródromos militares y aeropuertos internacionales (Abha y Najran), al sur del país.

Las operaciones anunciaban con claridad lo que vendría, pero en los palacios reales hicieron caso omiso de las señales. Hasta que pasó lo que pasó: los últimos quince días se enfrentaron contra los cinco años de la intensa invasión saudita. Y no luce bien el extenso plazo tomado por los rufianes para acabar con Yemen.

Arabia Saudita ha disminuido recientemente la intensidad y el número de los ataques (Noticias ONU, octubre de 2019). Pareciera que al fin se entreabre la puerta de la negociación y que la ultraconservadora monarquía evalúa la posibilidad de apaciguar el conflicto.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) tampoco aparenta estar dispuesto a continuar batallando en las arenas movedizas de Yemen. Máxime, después de constatar que las represalias de los yemeníes van en serio. Y que sus torres de cristal son un blanco notificado.

Los Al Saúd no cumplen

Tres intentos de negociación se verificaron antes, en medio del fuego cruzado y la desconfianza mutua. Uno, en Ginebra, en junio de 2015. Otro, en Kuwait, en 2016. Y el de Estocolmo, que se firmó en diciembre de 2018. Este último perdura en el papel, no tanto, en la realidad.

La ONU, en un informe de mayo, confirmó el cumplimiento de los compromisos a cargo de las tropas yemeníes. Estas se replegaron de tres puertos en el oeste del país. No fue así por parte de las fuerzas financiadas por Arabia Saudita y EAU.

En resumen, han sido sentadas a la mesa donde quienes carecen de poder político en el terreno (Hadi, Arabia Saudita, Estados Unidos y ONU) tratan de someter a sus exigencias a quienes sí lo tienen (los hutíes) (Medina Gutiérrez, 2018). Ninguna sentada, claro está, ha conducido a parte alguna.

Amanecerá y veremos qué definen los sucesos recientes. Si los vástagos de la casa imperante en Arabia Saudita fueran listos, firmarían pronto la paz con Yemen. Pero, está comprobado, no lo son tanto como se pudiera creer.

La fortaleza frágil

Los Al Saúd se han sostenido muchas décadas inamovibles del trono, es verdad. En tanto que por los contornos se desmoronan los reinos de arena de otros absolutismos. Pero la virtud, más que propia, es ajena. Mejor dicho, lo fue hasta el pasado 14 de septiembre.

Los pilares de la perpetuación yacen, desde 1945, sobre un acuerdo subrepticiamente público firmado a bordo del portaaviones Quincey. Según lo pactado entre Franklin D. Roosevelt y Salman bin Abdulaziz Al Saúd, Estados Unidos y Arabia Saudita intercambiaron protección militar por petróleo.

Quedó en evidencia ahora que la seguridad brindada por Estados Unidos a los Al Saud adentro, no es tan útil hacia afuera. Han blindado a esa casa contra el pueblo y lo que queda de otras castas. Pero poco contra los riesgos dle vecindario.

En cambio, le proporciona harta inseguridad a Arabia Saudita secundar los planes regionales estadounidenses o realizar alianzas con los israelíes. Wahabismo y sionismo, otro peligroso cantar. Fuerzas que apuntan no solamente contra Yemen, Líbano, Irak, Siria o Palestina, sino, ante todo, contra Irán.

La ineptitud defensiva al descubierto

Los yemeníes ratificaron un secreto a voces. Que el senil sistema móvil de defensa antiaérea MIM-104 Patriot, eran de una pasmosa eficacia en las cuñas publicitarias y las “preventas”, pero decepcionantes a la hora de trabajar en serio. El sistema es obra y desgracia de las poderosas compañías estadounidenses Raytheon y Lockheed Martin.

Los 88 sistemas desplegados en el reino árabe no identificaron, ni rastrearon ni mucho menos repelieron, los drones atacantes. Y dejaron a tientas la Visión 2030 del principito Bin Salman.

Los 88 sistemas móviles de defensa antiaérea MIM-104 Patriot, desplegados en el reino, no identificaron ni rastrearon, ni mucho menos repelieron, los drones atacantes, y dejaron a tientas la Visión 2030 de Bin Salman.

En honor a la verdad, otros actuantes de prestigio se sumaron a la muestra de ineptitud defensiva. Por ejemplo, el estadounidense sistema naval integrado de combate Aegis, de la RCA Corporation, también producido por Lockheed Martin.

O los sistemas suizos Oerlikon GDF, de una subsidiaria de Rheinmetall-DeTec AG, el mayor fabricante alemán de armas. Y las baterías del sistema antiaéreo Shahine, una versión del sistema francés Crotale.

Para completar, según el serio experto militar rumano Valentin Vasilescu (septiembre de 2019): “La sección de artillería del norte de la refinería fue la única que les disparó (a los drones), entre las columnas de las infraestructuras. Y parte de los proyectiles cayeron sobre la refinería”.

Es decir, le aportaron su grano de arena (mejor, de plomo) al ataque. Eso explicaría que haya habido más de 27 focos de incendio sólo en una de las refinerías.

La monarquía anacrónica

La guerra contra Yemen, que los Saúd creyeron de barrio, les estremece la casa. O, por lo menos, se las desgasta más de lo que está. La guerra calculada para unas semanas se replanteó rápido para medio año.

Ha corrido un lustro y sigue siendo un dolor de cabeza para los incompetentes multimillonarios. Los petrodólares no les compran las victorias anheladas e indispensables.

Los opulentos invasores, además, son penetrados y perjudicados por los invadidos pobres. Simples consecuencias del matoneo del régimen por el vecindario,

Dos realidades que habitan mundos encontrados: los hutíes, tan atrasados en la concepción del reino árabe. Que, sin embargo, concuerdan con los tiempos de resistencia de los yemeníes. El Reino, pese a la pompa, el oro y las ingentes inversiones en empresas tecnológicas, que no deja de ser la sofocante monarquía del pasado.

No alcanzan a comprender (los sauditas) cómo un país con una economía casi cuarenta veces menor los ha humillado de tal manera y puesto en ridículo al príncipe Bin Salman.

Mark Twain y la paradoja del vencedor

No alcanzan a comprender los Al Saud cómo un país con una economía casi cuarenta veces menor los ha humillado de tal manera. Y ha puesto en ridículo, además, a Bin Salman.

No contaron con la fortuna de los yemeníes de poseer burros y camellos en los escarpados terrenos donde los blindados son un encarte. O drones de diez o quince mil dólares que no detectan sistemas integrados de defensa de muchos millones de dólares. O caucheras RPG de tres mil dólares que revientan tanques cuyo costo oscila entre cuatro y ocho millones de dólares, según la versión, para el caso indiferente.

Mark Twain, en Un yanqui en la corte del rey Arturo, emplea “la posible e hiriente paradoja del vencedor destruido por el peso de su vencido muerto”. Lo cita John Steinbeck en Hubo una vez una guerra (1958), el magistral compendio de artículos publicados por el futuro Nobel en The New York Herald Tribune (originalmente, en 1943).

Alejado se ve el día en que Yemen caiga muerto. Tampoco semeja a un país vencido. Pero el peso de la catástrofe acomodada sí está destruyendo a Arabia Saudita. El país provocador y hasta no hace tanto el presupuesto vencedor. El tablero de la guerra ha cambiado.

El ataque contra Yemen es contra la humanidad

Yemen (Al-Yaman, en árabe), etimológicamente, puede significar “bendiciones” o “prosperidad”, o quizás alude a “sur”, como punto cardinal (de “yamin”, palabra semítica). No lo sé, y hasta donde conozco no se sabe. Descifrar de dónde viene el término «yemen» es tan complejo como adivinar para dónde va el país.

Algún día se firmará un acuerdo de paz, y será difícil establecer qué tanto habrá ganado el movimiento popular, con un país descuadernado y una población con la amargura viva a cuestas. Las ciudades más yermas que el desierto. Las infraestructuras demolidas. 

Un camino de obstáculos, con todo eso, preferible a la opción de una patria ocupada y “a salvo”, como los invasores dejaron la libia, la iraquí, la afgana y tantas otras.

Mucho pierden los yemeníes con esta guerra inaceptable, con esta invasión saudita imperdonable. Pero mucho malogra, también, la humanidad. Los dirigentes y gobiernos, que hablan de justicia en sus discursos acartonados, muestran la infamia y la negligencia de que son capaces.

El valioso patrimonio de Yemen es parte de nuestro pasado colectivo arrancado de raíz por la ambición saudita. No podemos olvidarlo, no deberíamos ignorarlo.

Lo que sí es indiscutible, desde la perspectiva que sea, es que el régimen ha perdido el arma más meritoria que tenía: la reputación de poderoso.

En Yemen todo es posible, hasta la paz

Lo que sí es indiscutible, desde la perspectiva que sea, es que el régimen ha perdido el arma más meritoria que tenía: la reputación de poderoso. Al contrario, dejó al descubierto el secreto más crítico: su vulnerabilidad.

Esas condiciones, precisamente, podrían acercar a ambos estados, aunque sea en el mediano plazo, a la firma de un acuerdo de paz. Los bravucones sauditas cada vez tendrán más que perder. Así que en la actual coyuntura, en Yemen todo es posible, hasta la paz. 

El Reino que viene

El mundo ha tenido la certidumbre de lo que en efecto son las majestades sauditas y sus socios: una parranda de asesinos. Por los asesinatos y las purgas internas, desde luego. Pero, ante todo, por la furia de las acciones y las masacres cometidas contra la población yemení más inerme. 

Ojalá que los paisanos árabes distingan, entre las demás estafas, el reino de chatarra que les deparará el futuro con otro Al Saud de rey. Que distingan desde ya ese futuro amontonado entre los enmohecidos tanques Abrams.

O entre las adormiladas baterías antiaéreas Patriot, el peligroso (para el que lo usa) sistema antimisiles THAAD. Y ojalá sea antes de que no quede un solo rincón del Reino que la ignominia no lo contenga.

 

GUERRA CONTRA YEMEN. Seis artículos revisados. Publicación original: 3 de noviembre de 2019. Portal del canal internacional Hispantv.

  1. Yemen: otra guerra sin salvación ni justificación.
  2. La primicia sin prisa de los medios en Yemen.
  3. Cisma y cinismo en la guerra contra Yemen.
  4. Yemen: vieja ambición de los Saud de Arabia.
  5. Yemen: no hay guerras apacibles ni controladas.
  6. En Yemen todo es posible, hasta la paz.

Comentarios cerrados.

dXmedio sólo usa cookies propias con propósitos técnicos que pueden mejorar la experiencia de navegación, y no obtiene ni cede datos personales de los usuarios sin su conocimiento. No obstante, hay enlaces a sitios web de terceros cuyas políticas de privacidad son por completo ajenas a las de nuestro portal web. Tú puedes decidir si aceptas o no cuando accedes a ellos. Gracias. Aceptar LEER MÁS