dXmedio
¡Lo invisible se ve!

Las posibilidades presidenciales de Keiko Fujimori

La Fiscalía abre investigación por corrupción.

Las posibilidades presidenciales de Keiko Fujimori - dXmedio. Foto: Néstor Soto Maldonado (CC BY-NC 2.0).
195

Las posibilidades presidenciales de Keiko Fujimori en Perú son escasas, pero la derecha siempre tiene a mano la opción del golpe de Estado.

Las posibilidades presidenciales de Keiko Fujimori en Perú son estrechas, a pesar de sus denuncias de fraude durante el pasado proceso electoral. La reciente investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción le complica aún más el panorama político a la señora Fujimori.

A continuación, una versión escrita de la entrevista del analista internacional Juan Alberto Sánchez Marín para el canal HispanTV.

Las posibilidades presidenciales de Keiko Fujimori

Si se mira el actual panorama político general de Perú, uno podría afirmar que no le queda ninguna posibilidad presidencial a la señora Keiko Fujimori.

Pero los cursos políticos de los países, en particular, los de esta región, casi siempre son aventuras a cargo de oportunistas, intrigantes y codiciosos. Por eso, cualquier cosa siempre puede pasar.

Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, es un partido venido a menos. Cuando digo venido a menos es porque en ciertos momentos contó con mayorías absolutas en el Congreso, en votos. Pero perdió esa posición de privilegio por causa, justamente, de la corrupción.

La Fuerza Popular de la corrupción

Una corrupción desbocada, que a lo largo del tiempo ha caracterizado esa fuerza política. No es un fenómeno nuevo al interior de Fuerza Popular. Recordemos que la señora Fujimori estuvo trece meses en prisión por la corrupción asociada a Odebrecht, la multinacional del crimen.

Tampoco es nuevo que se trata de un partido que cada que pierde una confrontación electoral, en vez de enderezar el rumbo, de reflexionar acerca de sus problemas internos y su corrupción galopante, lo que hace es lanzar acusaciones de fraude.

Un partido que cada que pierde una confrontación electoral, en vez de enderezar el rumbo, lo que hace es lanzar acusaciones…

Denuncias contra el voto electrónico o contra el proceso mismo, o en contra de los fiscales anticorrupción encargados de investigar a la señora Fujimori.

Lo que se persigue es acrecentar la desestabilización política y social del país, para pescar en el río revuelto que son las sociedades convulsas. Es una acostumbrada estrategia de las derechas reinantes cuando se ven acorraladas, es decir, cuando están perdidas.

Fuerzas dispuestas a todo

Eso le sucede a la derecha peruana, a estas fuerzas que personifica Keiko Fujimori. Unas fuerzas que, con el nombre que sea, con el personaje presidencial que tengan, siempre han tenido y controlado el poder. Y que están dispuestas a todo con tal de no perderlo.

Es demasiado lo que hay en juego, y carecen de límites los extremos a los que tales círculos pueden llegar para mantener la dominación.

Las exigencias injustificadas de la señora Fujimori han sido rechazadas o descalificadas, incluso, por instancias internacionales afines a golpistas y a gobiernos represivos y de ultraderecha.

Así que no le veo opciones a la señora Fujimori, pero siempre estas derechas tienen a mano la opción del golpe de Estado. Máxime en países con fuerzas militares tan afines a la ideología de extrema derecha.

Cifras armadas

Lo que acontece en Perú no es distinto de lo que ocurre en otros países de la región. El neoliberalismo, en un momento dado, mostró al Perú como un modelo para mostrar, con una economía sólida, estable.

Pero lo cierto es que esa robustez, de la que hacen alarde los alfiles del neoliberalismo, no es más que la cara llena de maquillaje que preparan los grandes medios, los líderes de una opinión corrompida, en fin.

La realidad es que Perú arrastra, desde hace tiempo, desde los tiempos de represión y corrupción del padre de la señora Keiko, Alberto Fujimori, arrastra unos problemas de fondo muy delicados.

Economías que son pompas de jabón, o, mejor, de cifras armadas al gusto de las élites dominantes y de los corruptos en el poder.

Economías que son pompas de jabón, o, mejor, de cifras armadas al gusto de las élites dominantes y de los corruptos en el poder.

En la fase reciente lo que tenemos, lo que ha quedado al descubierto, es un país con una economía desvalijada, un sistema sanitario enfermo, grave, un régimen político descompuesto.

Y una sociedad hastiada de todo eso, afectada en lo más profundo de su cotidianidad, en su día a día. Una sociedad con hambre, sin salud, una pésima educación, un futuro incierto.

Corrupción, el reto

En este oscuro contexto, entonces, es compleja la respuesta a tu pregunta de ¿por dónde empezar? Yo diría que por limpiar la casa.

La corrupción, en las mediciones que se hacen al respecto, ocupa la principal preocupación de los peruanos. Por encima de la seguridad, la economía, la inestabilidad política.

En ese punto, por lo tanto, hay un primer paso claro y clave para comenzar. Después vendrán pasos fundamentales en relación con la economía, una economía saqueada, desvalijada.

Y con un sistema de sanidad, de salud, que da grima. No distinto a los de otros países en las peores condiciones de la región.

Yo creo que son muchos los pasos por los cuales debe comenzar el señor Pedro Castillo, en el caso de que la democracia, no una dictadura, prime en el país suramericano.

Ver también

Análisis en HispanTV: ¿Keiko aún tiene posibilidad de llegar a Casa de Pizarro?

Comentarios cerrados.

dXmedio sólo usa cookies propias con propósitos técnicos que pueden mejorar la experiencia de navegación, y no obtiene ni cede datos personales de los usuarios sin su conocimiento. No obstante, hay enlaces a sitios web de terceros cuyas políticas de privacidad son por completo ajenas a las de nuestro portal web. Tú puedes decidir si aceptas o no cuando accedes a ellos. Gracias. Aceptar LEER MÁS